Menú Principal
Inicio
 
 

CAMBIO PESO URUGUAYO

El País - Jueves 25 de febrero de 1993 - 2da. Sección página 13
 

EN MENOS DE UN SIGLO EL URUGUAY CAMBIA POR
TERCERA VEZ LA DENOMINACION DE SU MONEDA

El "Peso Uruguayo" con 3 Ceros Menos Regirá a Partir del Próximo Lunes

El primer billete de Un Peso. Lo emitió el Banco de la República y
comenzó a circular en 1897 y había solamente 5 millones de
unidades en un total de 47,5 millones que componían la emisión.

Una semana antes de entrar en vigencia el "peso uruguayo" que tendrá tres ceros menos que el "nuevo peso", los comercios comenzaron a mostrar sus productos en vidriera con precios expresados en ambas monedas.

Como ocurrió a mediados de 1975 cuando surgió el Nuevo Peso, la denominación anterior seguirá primando en las expresiones del público hasta que, paulatinamente, la nueva unidad vaya ganando su espacio.

Contribuirá a ello tanto los valores exhibidos en vidrieras y escaparates como las boletas de los comercios, los recibos de sueldos y pasividades y todos los documentos que deberán emitirse y registrarse bajo la nueva unidad monetaria.

No habrá billetes nuevos ni los actuales sobreimpresos sustituyendo al circulante actual como ocurrió en 1975. Por el contrario, aparecerá otro billete con la denominación que caduca: el de N$ 500.000 que, lógicamente, deberá llamarse "quinientos pesos uruguayos" o $ 500 simplemente.

Más adelante comenzarán a aparecer los billetes actualizados, pero para esa fecha el público ya va a estar familiarizado con la nueva unidad monetaria nacional.

En consecuencia, quedarán circulando las monedas de N$ 100, N$ 200, N$ 500 y los billetes de N$ 50, N$ 100, N$ 200 y N$ 500 que equivaldrán a $ 0,05, $ 0,10, $ 0,20 y $ 0,50. También los billetes de N$ 1.000, N$ 2.000, N$ 5.000, N$ 10.000, N$ 20.000, N$ 50.000, N$ 100.000, N$ 200.000 y los de N$ 500.000 que aparecerán en breve. Todos estos serán equivalentes a una unidad mil veces menor, es decir $ 1, $ 2, $ 5 hasta $ 500.

• VOLVERA EL MILESIMO

Si bien no habrá monedas de un centésimo y menos de un milésimo, algunos valores deberán ser expresados en esta última fracción o submúltiplo. Por ejemplo, el dólar interbancario y el peso argentino.

Actualmente, el dólar sube de 2 a 3 pesos diarios que serán 2 o 3 "milésimos de peso uruguayo" a partir del lunes, otro tanto ocurre con el peso argentino.

• EL SEGUNDO CAMBIO

El primer billete que imprimió el Uruguay fue hace 97 años, en 1896 y se llamó "peso", en 1975 fue el "nuevo peso" y en 1993 el "peso uruguayo".

En las notas que se ofrecen en esta página se da cuenta de una breve historia del signo monetario de nuestro país y fueron realizadas en base a publicaciones oficiales e informaciones periodísticas de diferentes momentos.

El billete marrón de Un Peso que muchos recuerdan, comenzó a
circular en 1948 y la cantidad emitida fue de 100 millones de billetes

La "Tablita" Marcó un Hito

El Nuevo Peso Nació Hace 17 Años,
Cuando el Dólar se Cotizaba a 2,77

El Nuevo Peso surgió a la vida el 1o de Julio de 1975. El "peso moneda nacional" moría luego de cumplir casi 79 años. Su sucesor aparecía con tres ceros menos, es decir, que una nueva unidad valía mil de las viejas, tal como ocurrirá ahora con el "peso uruguayo".

Esto, al final, no quería decir que el país pasara a tener una moneda más fuerte, simplemente tendría una unidad de cuenta más fácil de manejar, incluso en las computadoras electrónicas de bolsillo que comenzaban a popularizarse en estas latitudes al promediar la década del 70.

• FUNCIONES DEL DINERO

Las funciones del dinero son tres: es una unidad de cuenta, es un medio de cambio y es una reserva de valor. Si no existiera el dinero con una unidad monetaria (peso, dólar, dracma) sería imposible llevar una simple relación de ingresos y egresos de cada uno. Tampoco sería fácil comercializar bienes. ¿Cuántos kilos de pan tendría que entregar el panadero al molinero que le suministra la harina y éste qué haría con el pan recibido en pago? Tendría que negociarlo mano a mano con el agricultor que le vendió el trigo y éste negociarlo con sus proveedores en pago de los insumos recibidos para implantar su cultivo. Pero, ¿qué valor le daría cada uno de esos agentes al pan y qué pasaría si en uno de estos eslabones se rompiera la cadena? Por algo el comercio se desarrolló cuando comenzaron a aparecer las monedas y se acabó el trueque. La función de reserva de valor también es importante, dado que el agricultor, el molinero y el panadero no pueden atesorar su producto como reserva por tratarse de bienes perecederos.

El Nuevo Peso mejoró, en principio, su función como unidad de cuenta al simplificar los guarismos, mantuvo la misma función de medio de cambio de su antecesor, aunque perdiéndola cada vez más a medida que siguió devaluándose y, finalmente, la función de reserva de valor está cada vez más cuestionada en el caso de las monedas "tercermundistas", dado que todo el que tiene un ahorro prefiere hacerlo en monedas más poderosas y estables, como la de algunos países del "primer mundo", aunque éstas también conocen el deterioro de las inflaciones domésticas.

• UNA ENTRADA AL ESTADIO

Cuando el "peso moneda nacional" expiraba, en un partido de fútbol entre Peñarol y Huracán Buceo en 1975, se habían recaudado $ 21.326.000 (ó N$ 21.326), por 20.000 entradas vendidas en el Estadio Centenario.

Existían en el país tres tipos de cambio con un dólar oficial a $ 2.330 y el comercial a $ 2.770 a fines de junio del 75.

En dólares de la época y al tipo comercial, la recaudación fue de 7.700 dólares y suponiendo que pagó entrada la mitad de los 20.000 espectadores sentados en las tribunas, la localidad promedio sería $ 2.123,60 o 0,77 dólar. A valor dólar de hoy la entrada debería costar $ 2.810.500 o N$ 2.810,50.

Como se ve, en moneda local esa entrada aumentó más de 1.300 veces y en moneda fuerte ya no hay localidad que valga menos de cuatro o cinco dólares. Quitarle tres ceros y cambiar el nombre de una moneda no significa nada desde el punto de vista de su poder de compra.

Algunos otros valores de la época en que nació el Nuevo Peso: la Lotería Nacional sorteó un premio de $ 250.000.000 que se adjudicó el Nº 10.329. Equivalía a 90.000 dólares. Hoy se sortean 800 millones de nuevos pesos que representan unos 220.000 dólares. Una pollera de mujer costaba $ 9.900 o 3,60 dólares y un par de mocasines para hombres $ 24.900 o 9 dólares. Como se ve, precios muy inferiores a los actuales, medidos en moneda fuerte.

• LA "TABLITA"

El hito más importante que vivió el Nuevo Peso que en pocas horas pasará a ser historia debe haber sido entre octubre de 1978 y noviembre de 1982, con el tipo de cambio fijado administrativamente y minidevaluaciones diarias y preanunciadas. Lo que se conoció como "la tablita".

A fines de octubre de 1978 se informó por la prensa y sin mucho destaque, que comenzaba a regir un nuevo sistema de corrección cambiaría.

En dicho año, el quinto de la dictadura, el Nuevo Peso llevaba una depreciación de algo más del 25% en los primeros diez meses y un dólar costaba N$ 6,70.

El 23 de noviembre de 1982 fue el último día de vigencia de dicho sistema y el dólar costaba N$ 13,80, Se anunció el abandono de dicho sistema tabular y la cotización del dólar se disparó a 19, 25, 39 y 45 nuevos pesos por marzo de 1983.

De allí el signo monetario siguió su curso, abatido por la inflación que es lo que deteriora una moneda.

Y así, llegaremos a mañana viernes 26 de febrero de 1993, último día en que las mesas de cambio de las instituciones financieras cotizarán las divisas extranjeras contra el Nuevo Peso. Un dólar costará alrededor de 3.690 nuevos pesos, casi 560 veces más que el día en que nació el signo monetario, hace diecisiete años y cuatro meses.

Su antecesor le habrá ganado en permanencia y en performance, seguramente.

El billete de N$ 1 fue el de $ 1.000 resellado y el único billete de
esta unidad, ya que rápida pérdida de poder de compra de la
moneda llevó a imprimir esta unidad y algunos múltiplos en metal

En 1898 Comenzó la Historia

La Primera Emisión de Billetes fue por 47,5 Millones de Pesos

El 4 de agosto de 1896 se creó por ley el Banco de la República Oriental del Uruguay (BROU), que comenzó a funcionar el 21 de octubre de 1896 y se lo autorizó a emitir billetes convertibles en oro o plata sellada hasta por dos veces y media el monto de su capital.

El día que el BROU abrió sus puertas comenzó a circular el primer billete "moneda nacional" y era de $ 10. Se habían impreso 200.000 unidades en la Cía. Sudamericana de Billetes de Banco de Buenos Aires y tenían carácter provisional hasta que arribaran los encargados a la firma alemana Giesecke & Davrient, de Leipzig.

Esto ocurrió en 1898 y sus valores eran de 0,50, 1,oo, 5,oo, 10,oo, 50,oo, 100,oo y 500,oo pesos. La emisión total fue por 47:500.000 de pesos y la cantidad de billetes de los distintos valores sumaba 10:040.000 discriminados de la siguiente manera:

- 3.000.000 billetes de $ 0,50 = $ 1.500.000
- 5.000.000 billetes de $ 1,00 = 5.000.000
- 800.000 billetes de $ 5,00 = 4.000.000
- 1.000.000 billetes de $ 10,00 = 10.000.000
- 100.000 billetes de $ 50,00 = 5.000.000
- 120.000 billetes de $ 100,00 = 12.000.000
- 20.000 billetes de $ 500,00 = 10.000.000

Como dato comparativo podemos señalar que solamente del último billete de Un Peso que emitió el BROU ley de 1939, en circulación a partir de 1948, se imprimieron 100 millones de unidades, veinte veces más que la primera emisión cincuenta años antes.

En 1899 se pusieron en circulación 200.000 billetes de $ 10 en papel hilo con letras de agua con filigrana, impresos por Bradbury & Wilskinson de Londres, pero fueron retirados de inmediato por haberse constatado una falsificación muy bien lograda.

• GUERRA E "INCONVERSION"

Al estallar la I Guerra Mundial (1914/18) las dificultades momentáneas en el comercio con Europa y una corrida universal hacia el oro, provocaron tantos retiros de oro y plata de las bóvedas del BROU que esta entidad vio disminuir peligrosamente sus reservas metálicas.

El 8 de agosto de 1914 y por ley, se autoriza al banco a no canjear billetes por oro o plata por el término de seis meses.

Esta "inconversión" fue prorrogada sucesivamente hasta que en diciembre de 1923 se dictó una nueva ley que hizo vigente el régimen de inconversión "hasta nueva resolución legislativa".

En sus primeros dieciocho años de vida, el Peso fue canjeable "en ventanilla" del BROU por igual valor en oro, o plata sellada. El BROU se comprometía en cada billete a lo que decía la letra impresa en éste: "...pagará al portador y a la vista la cantidad de (aquí iba la suma en letras) pesos, en moneda legal de oro o plata sellada".

Como va dicho, a partir de agosto de 1914 se suprime la "convertibilidad". El banco emisor se ve libre de dar a cambio de cada billete, igual valor en metal fino, pero todos los habitantes del país se ven obligados a recibir en pago un simple papel por valor de la cifra que llevaba escrita. Surgía así la moneda de "curso legal".

Los autores de la obra de donde extraemos información y conceptos, aclaran que "...aceptar esta situación fue obligatorio" y que "la implantación forzada de la moneda de papel fue una revolución y, como tal, provocó las más diversas conmociones".

Seguidamente agrega que "para atenuar la gravedad de una crisis de confianza, la divulgación de la nueva ley (de 1914) fue acompañada por dos Circulares explicativas...".

Algunos de sus párrafos decían que "El pueblo debe tener una confianza plena en el valor de los billetes del Banco de la República a fin de no dejarse explotar por los especuladores y agiotistas que, valiéndose de medios dolosos, sorprendan la ignorancia de los timoratos (serían los que no deseaban mantener sus ahorros en "papel" no convertible en metal) y adquieran a un precio inferior el papel moneda que el Estado y sus dependencias, las instituciones bancarias y sus agencias, los centros de actividad comercial y los de producción, los hombres de negocio y los que no lo son, lo recibirán por su valor escrito y sin el menor inconveniente".

Más adelante agregaba la Circular, que se trataba de "una ley de orden público" cuya sanción contaba "con la aprobación y el aplauso del todo el país", pero se cuidaba muy bien de puntualizar que "...el papel moneda del Banco de la República vale lo que el oro sellado, porque el Banco tiene en sus cajas el oro necesario para responder a la reconversión, una vez que el mundo civilizado salga del momento crítico por el que atraviesa", (la Primera Guerra Mundial).

Una versión moderna de la "convertibilidad" de la moneda doméstica la dio el ministro de economía argentino Domingo Cavallo, más de ocho décadas después. En abril de 1991 las autoridades del vecino país dijeron: hay tantos australes en circulación y tantos dólares de reservas en el Banco Central de la República Argentina. La relación fue de 10.000 australes por dólar. El BCRA dejó de emitir billetes y la relación se mantuvo hasta ahora. El 1º de enero de 1992 el austral, que había nacido con grandes expectativas en el primer gobierno democrático que siguió a la dictadura, murió y nació el "peso argentino" y la "paridad" fue de uno de estos nuevos "súper peso" por cada 10.000 empobrecidos y devaluados australes. El final es que un peso argentino vale un dólar. Pero esta es otra historia.

• LAS ETAPAS POSTERIORES

El 14 de agosto de 1935 se organiza el Departamento de Emisión del Banco de la República. Se revalúan las reservas de metal precioso del BROU y se reduce el contenido de oro por cada unidad monetaria.

Esto, que no fue otra cosa que una "devaluación" del peso, permitió tener mayor cantidad de billetes en circulación con la misma cantidad de oro en el Tesoro.

También se mejoró la redacción de los billetes que comenzaron a circular en 1937 que rezaban: "El Departamento de Emisión del Banco de la República Oriental del Uruguay pagará al portador y a la vista... pesos en moneda nacional".

Se eliminó así del contrato que supone la emisión de un billete de curso legal, la obligación de dar oro o plata a cambio de su valor, algo que de hecho había dejado de ser una obligación en 1923 como vimos, surgiendo la expresión "moneda nacional" que es algo abstracto, pero que representa en todo caso, un símbolo nacional.

Claro, el grado de credibilidad que los agentes económicos observarán sobre esa afirmación y ese signo dependerá de la confianza, disciplina y seriedad que tengan las políticas de los gobiernos nacionales. El descrédito, la desconfianza y la falta de disciplina hará que el público deje de apreciar su moneda y se refugie en otros bienes que pueden ser monedas "fuertes", propiedades, oro, etc. La moneda local se envilecerá, perderá valor y surgirán las inflaciones de varios dígitos, entre otros efectos negativos que provoca la inestabilidad de una divisa.

• EL BANCO CENTRAL DEL URUGUAY

La Constitución de la República plebiscitada y aprobada en 1967 creó el Banco Central del Uruguay. Esta es la figura moderna de la autoridad monetaria de un país y su cometido fundamental es el de emitir la moneda local, controlar la cantidad circulante y supervisar todo el sistema bancario nacional, entre otros cometidos no menos importantes.

La Carta Magna en su artículo 196 establece que el BCU tendrá los cometidos y atribuciones que correspondían al Departamento de Emisión del BROU.

Los primeros billetes utilizados por el BCU fueron los que estaban impresos para el BROU en los valores de 10, 50,100, 500 y 1.000 pesos de la Serie D del 2 de enero de 1939. Pero las firmas que llevaban pertenecían a Presidente, Gerente General y Secretario General del Banco Central con la constancia respectiva al pie.

El 16 de diciembre de 1974 se creó el "Nuevo Peso" cuya etapa se comenta aparte y el valor de los primeros billetes con tal denominación tenían el valor sobreimpreso.

En diciembre de 1975 aparecen los primeros billetes en "nuevos pesos" y salvo la Serie A de los de N$ 50, el resto ya no tiene la expresión "páguese al portador y a la vista" que venía desde el primer billete del BROU.

Un hecho curioso: nunca existió billete de N$ 1 sino que hasta N$ 10 se utilizaron los viejos billetes sobreimpresos. Los billetes con la nueva identificación impresa directamente fueron de 50 hasta 1.000 nuevos pesos. Los billetes de 5.000 y más aparecieron desde 1983 en adelante.

• N. de R. El comentario precedente tiene como fuente textos y comentarios del Catálogo de Billetes del Uruguay Años 1896-1989 editado por el Banco Central del Uruguay en agosto de 1989 y en conmemoración del 20º Aniversario de fundación del BCU, un texto dé excepcional presentación y rico contenido.

Su valor era de $ 10 y fue el primer billete que emitió el Banco
de la República. Circuló cuando la institución abrió sus puertas
el 21 de octubre de 1896

Reitera el Banco Central del Uruguay

Los Bancos no Atenderán al Público
el 1º de Marzo para Adecuar Cuentas

El próximo lunes 1º de marzo entrará en vigencia el "peso uruguayo" como nuevo signo monetario del país. Cada peso uruguayo equivaldrá a mil nuevos pesos, por lo cual deberá quitarse tres ceros a los billetes y monedas en nuevos pesos.

Los bancos y demás empresas de intermediación financiera no atenderán al público durante ese día a fin de facilitar los ajustes que deberán introducir en sus registros con motivo del cambio del signo monetario. El martes 2 de marzo las instituciones atenderán al público en las condiciones habituales.

Los billetes en nuevos pesos continuarán circulando sin remarcar hasta que se encuentre lista la emisión en pesos uruguayos. También se mantendrán en circulación las monedas de diez, cincuenta, cien, doscientos y quinientos nuevos pesos, que equivaldrán a uno, cinco, diez, veinte y cincuenta centésimos.

Los formularios de cheques impresos en nuevos pesos continuarán en uso pero deberán expresar la cantidad en pesos uruguayos. Donde figura "N$" se tacha la letra "N" y donde se expresa "nuevos pesos" se tachará la palabra "nuevos" y se agregará la palabra "uruguayos".

Se dispondrá de plazo hasta el 30 de abril de 1993 a los efectos de adaptar la contabilidad, equipos de computación y máquina de registración al nuevo signo monetario. Asimismo y durante dicho plazo se autoriza a imprimir los nuevos importes en "nuevos pesos" exclusivamente a quienes hagan uso de máquina registradora, como en el caso de los supermercados.

Tanto el Banco Central como las empresas del sistema de intermediación financiera no abrirán sus oficinas al público el día lunes (laborable), sin perjuicio de la realización de la actividad normal de carácter interno en cada institución. Ese día se considera como "inhábil bancario".

La atención al público se reanudará el martes 2 de marzo en las condiciones habituales.

CIERRA CAJA BANCARIA

"Con motivo del cambio del signo monetario la Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias trabajará a puertas cerradas el próximo lunes 1º de marzo, no atendiendo público. Haciéndolo en su horario habitual a partir del martes 2 de marzo".

 
 
Monedas de la República Oriental del Uruguay 2.0 | www.monedasuruguay.com | © 2005-2016 Fundación MonROU